CASO DE LESIÓN PLEXO BRAQUIAL ALTA C5-C6 postraumática

El plexo braquial está formado por la unión de nervios procedentes de la médula espinal a nivel de la columna cervical. Los nervios llevan las señales eléctricas desde el cerebro al músculo para controlar los movimientos y sensibilidad. El plexo braquial tras nacer en el cuello, pasa por debajo de la clavícula y se distribuye en los músculos de la extremidad superior y en la piel.

Las lesiones de plexo braquial consisten en la parálisis (disminución del movimiento) parcial o total de la extremidad superior debido a un estiramiento de los nervios después de un traumatismo. El estiramiento de los nervios produce su ruptura o arrancamiento en su nacimiento en la médula espinal.

En este caso el paciente presentaba una lesión alta C5-C6 de plexo braquial tras un accidente de tráfico. El paciente presentaba impotencia para movilizar el hombro y flexionar el codo. En la imagen podemos observar un abordaje medial al brazo para realizar una transferencia nerviosa de Oberlin-Mackinnon. Esta técnica diseñada por Oberlin y modificada por Mackinnon, es la transferencia nerviosa más utilizada para restaurar la flexión del codo después de una lesión alta de plexo braquial. Se trata de transferir partes de nervios sanos (fascículos) a nervios dañados para recuperar su función. En este caso se han transferido fascículos motores del nervio mediano (amarillo inferior) a nervio musculocutáneo (rama para el músculo braquial, marcado en azul) y fascículos cubitales (azul inferior) a nervio musculocutáneo (rama para el músculo bíceps braquial marcado en rojo).

Aunque las lesiones del plexo braquial son lesiones muy invalidantes para los pacientes, las transferencias nerviosas han conseguido mejorar los resultados funcionales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *